Socialistas Catalanes y Emergencias Nacionales

José Zaragoza (no Josep, José), es el secretario de organización y finanzas del PSC. Un barón de los fuertes en el partido, y hombre duro y de confianza del mandarín Montilla. Azote de peperos y convergentes, y calvo por vocación, aunque es algo más joven que quien esto escribe (nació en Molins de Rei en 1961, según la hagiografía que aparece en la web del PSC -muy ‘modelna’ por cierto).
Suele soltarse de vez en cuando con lindezas propias del partido, y a veces en dura competencia con la ínclita María Dolores (de) Cospedal, por poner por caso. Con el castellano/español por lengua materna, su catalán no puede disimular que difícilmente superaría un examen del nivel C, aunque se le entiende algo mejor que a su jefe de filas. Se le perdona, porque estos no-catalanes-pero-sí-catalanes, son legión y han aportado a Catalunya mucho más de lo que cabría esperar. Entre otras cosas la capacidad hacer el ridículo cuando hablan en público, para regocijo de los guionistas de “Polònia”.
Se destapó esta semana en una entrevista en Catalunya Radio, diciéndole textualmene a Manel Fuentes: “El PSC solo contemplaría la sociovergencia -la archifamosa, por machacada, gran coalición de gobierno PSC-CIU, por la que muchos, especialmente empresarios, suspiran- en caso de emergencia nacional, lo cual no creemos que se produzca”.
Y se quedó tan ancho… Todo él.
Como estos politicastros del tres al cuarto usan el lenguaje con una asombrosa ligereza, se me ocurren algunas preguntas al Sr. Zaragoza. Preguntas que, evidentemente, ni esperan respuesta, ni la tendrán.

El interfecto.

Don José, ¿Usted qué entiende por “emergencia nacional”?. ¿Que estemos como en Julio de 1936? ¿Que a Barack Obama se le decolore el rostro con los disgustos que le da la CIA? ¿Que el Barça no gane 6 títulos más este año? ¿Que el Madrid fiche a Messi? ¿Que el PSC roce el desastre el próximo otoño? ¿Que Belén Esteban supere en share al Telenotìcies Vespre?

¿Acaso no considera usted una verdadera emergencia nacional que de 7 millones de catalinos, seamos más de medio millón los que están en el paro?. Y subiendo, gracias a las genialidades de sus jefes de Madrid.
¿No lo es que los catalanes estemos cada vez más denostados más allá del Ebro, a causa de la desastrosa gestión social, económica y política que ha desarrollado el infernal invento del Tripartito? Se ríen de nosotros, por mucho Gurtel que les caiga encima. Y por mucho traje de diseño, “gratis total”, que lleven.
¿Que los empresarios catalanes estén hartos de tanta incompetencia gubernamental y no se fien ni un pelo de nada, y no inviertan?
¿No es una emergencia nacional que el gobierno de esta comunidad, nación, país o llámele usted como le salga de las tripas, esté condicionada por los caprichos de unos eco-pijos, que con cuatro votos lograron colarse en el govern, y cada vez que “paren” algo la cagan?
¿No es una emergencia nacional que ustedes, los gestores que deberían liderar la recuperación, con acciones contundentes que devolvieran la confianza, anden perdiendo el tiempo, y tirando nuestro dinero, en debates identitarios, abriendo embajaditas de juguete inútiles, mientras la población contempla asombrada como nos roban a diario?
¿No es una maldita emergencia nacional que un triste presidente suelte un discurso de fin de año, bochornoso, sectario, partidista y pre-electoral, y se quede tan tranquilo? ¿Y luego que mendigue apoyo a las instituciones civiles, para cuando los siniestros miembros del tribunal constitucional decidan matar del todo el Estatut? ¿Tan débil se siente? Y yo, pagando el sueldo abominable de este tipo. Si solo fuera el suyo…
¿No es una emergencia nacional que una población de la Catalunya profunda, decide por su cuenta poner freno a los desmanes de los inmigrantes ilegales, dado que el Govern catalán, y el gobierno español son incapaces de arreglar los destrozos que han provocado durante años? Le llaman política del Buenismo. Yo le llamo incompetencia e inutilidad flagrantes. Son ustedes fábricas de Le Pens, como bien cuenta hoy Pilar Rahola en La Vanguardia.
Sin siquiera salir de Barcelona, ¿no es una jodida emergencia nacional el estado de degradación a la que ha llegado la ciudad que debería ser espejo, y hoy solo es gueto de delincuentes y postal para turistas -los que tengan la suerte de no ser saqueados en plenas Ramblas-?
Caben mil peguntas más, don José, sobre emergencias ¿para qué plasmarlas?. Tengan la decencia de callarse, que están menos feos. Y átense los machos, porque si la divina providencia no lo impide, el guantazo “planetario” que les va a caer el próximo otoño se va a oir en Marte. Amén.
Esta entrada fue publicada en emergencias, josé zaragoza, polònia, sociovergencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s