11 Desembre 1.960, diumenge i plovia…

50 años
600 meses
2.400 semanas
16.800 días
403.200 horas
24.192.000 minutos
1.451.520.000 segundos

No está mal. Hasta aquí hemos llegado. Parece mentira. O no.
Sobre todo después de 13.700 paquetes de tabaco, cigarrillo arriba o abajo. Ya te vale. Mejor para. Pero ya.

Los whiskys no los has contado. Ni los cabreos. Ni… no, eso no lo cuentas. Ni tus charlas con ese Dios en que no crees, o ignoras porque eres agnóstico, pero le hablas y crees que te escucha. A veces, pocas. Soc jo, soc jo, soc jo Senyor, qui voldria amb Vos parlar, recuerdas?

Momentos para la reflexión. Y para el agradecimiento, a todos los que te han enseñado algo, que no son pocos, para lo bueno, y para lo malo. Agradecimiento a tu hermano, por demostrar que un hijo de tu madre puede ser absolutamente diferente a tí, y probablemente mucho mejor. A tu suegra, porque se puede amar profundamente sin esperar jamás nada a cambio. A tu padre, porque descubriste un día lo que de verdad es un Hombre Bueno, no un buen hombre. A tu madre, por esforzarse en ser tu enemigo íntimo y más querido, para siempre. A la madre de tu hijo, por haberte hecho el mejor regalo que jamás has tenido. A tu compañera de hoy, y para siempre, porque escogió mal pudiendo acertar, y te hizo querer con locura malsana. Y a tu hijo, por el simple hecho de haber nacido, y ser el mejor, sin duda. Gracias a todos, es lo que debes darles. Pero te lo guardas, eres así. Ya lo decía la abuela murciana: “Hijo, ‘calladico’ estás más guapo”. Pues eso, te lo guardas, que tus sentimientos no valen para nada y no pagan recibos. Ni motos.

Sin olvidar a los grandísimos hijos de puta que te han jodido la vida, aprovechando tu estúpida (santa, le llamaban lo viejos) inocencia. A los que te han acompañado en tu carrera sin freno a ningún sitio, como si fueras un personaje patético de los Beatles. A los que han pasado raudos por tu lado, apenas dejando huella, pero has girado la cabeza viéndolos, y algo queda. A los que llamándose amigos tuyos te han enseñado que Einstein tenía razón al afirmar que la estupidez humana no tiene límites. Al gallego que te dio la bienvenida en tierra hostil. Al andaluz al que tú se la diste, y 30 años más tarde no atendió tu llamada, sospechando.

Al pueblo más maldito de la Catalunya profunda, tierra de batallas heroicas, donde librabas cada verano la tuya, hasta que volviste para despedirte definitivamente de él.

A los masones y templarios que te hicieron pensar en cuanta mentira hay en el Cristianismo, tal como se conoce; y que la Historia se escribe con letras torcidas, y que todo es una farsa producto de la insanía de un visionario que se cayó de un caballo. Tal vez estás equivocado, pero tendría más sentido ¿no es así?. Dí, dí que piensas.

A la prostituta que no quisiste contratar y te pidió que la llevaras un día al cine, mientras el gallego a tu lado hacía tratos húmedos. Y saliste asustado, eras un niño que ya se afeitaba. Hoy, reconócelo, cuando ves una en una cuneta esperando, la miras con respeto y pena. Eres así de raro. Te pondrías la gorra de periodista y la entrevistarías, dices, para saberlo todo de ella. Lo dices y no te creen.

El cura chalado que, siendo tú un crío de 11 años, os decía, de cuatro en cuatro, que “no os hagáis la paja”. ¿La qué?. Años grises, oscuros, tu padre se deslomaba por una miseria, embutido en un uniforme de Iberia Líneas Aéreas de España; a tí te enseñaban a aprender. Hoy no es así. Hoy a tus hijos les enseñan a usar un “profiláctico”. Naciste demasiado tarde, chaval. O acaso demasiado temprano. El 60 no fue un buen año, vive Dios. No para que te parieran. Lo piensas, y no te das cuenta que ofendes a quien te parió pensando eso.

La bofetada mundial que te dio tu padre, la única. 15 años y no querías “gastar tu juventud estudiando”. Volaron las gafas recién estrenadas. Hoy sonríes recordando, y arrepintiéndote de lo que fue, lo que pudo haber sido, lo que debía ser, lo que ya no será, lo que es, y es como es, y no es de otra manera. Lo dijo el poeta sabio: la vida es aquello que te ocurre mientras tú estás ocupado haciendo otros planes. Gracias John. Fuiste un cabroncete genial. Te veo pronto por ahí arriba. Sin Nespresso, lo siento, que lo suba Clooney.

Y la vida ha pasado. 50 años. Y aquí estás. Todo tú; aún con pelo, curioso, viendo a tu hermano, 3 años y medio más joven que tú, y un millón de cabellos más calvo.

Gràcies per tot, Sr. Enric. Gracias Sra. Nida. Gracias Quique. Gracias María José. Gràcies mare Rosa. Gracias Carmen, mi amor. Y sobre todo, por encima de todo y de todos, gracias mi campeón!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 11 Desembre 1.960, diumenge i plovia…

  1. SARA I. dijo:

    ES-PEC-TA-CU-LAR……No consigo decir más!😉

  2. VIDA dijo:

    Me ha traído hasta aquí la polémica …Y me ha sorprendido encontrar a una persona sorprendente por lo auténtico y noble de sus pensamientos.
    Desde que tengo “uso de razón” (nunca entendí bien el significado de ésto), contemplaba la vida como algo mejorable, como algo evolutivo hacia el “bienestar”, al menos eso es lo que me hicieron pensar en el Sagrado Corazón de BArcelona,¡ mi colegio del alma! y más concretamente mi querida profesora de filosofía Amelia Valiente … pero …plantada ahora con mis 50 años, intentando ver mi vida con ojos críticos y objetivos (dentro de lo posible) veo una sociedad involutiva y nada mejorable, ¡es más! yo¡ intento comprender!, pero ¿quien piensa como yo? ¿quien intenta comprender lo que digo ? ¡¿quien quiere luchar a mi lado por recuperar mis libertades, las libertades de muchos!!
    Sigo en ese camino dibujado por mi profe Amelia pero he de reconocer que miro a mi alrededor y siento “miedo”, miedo por ver como la crispación llega a todos los rincones…¿quien nos ha metido en este “caldo”? ¿como hemos llegado hasta aquí??… Sea como fuese, aquí estamos y cada uno debe defender su vida, sus amores, sus valores, sus amigos, pese a quien pese…la vida de uno es de uno y de nadie más …¡así será lo que tú (o yo) decidamos …eso sí … no pretendas nada más SÓLO SE ES DUEÑO DE TU CORAZÓN …DE TU ALMA …
    VIVIR con amor y no aceptar la humillación es mi conclusión de vida …
    La humillación sólo trae desastre y caos …

    Enhorabuena por tu blog

    • jordibaez dijo:

      Gracias por tu comentario, Esperanza. Verdaderamente personal. Siempre he tenido la sensación que los nacidos en el 60 o nos equivocamos de año o nuestros padres lo hicieron. Estamos a medio camino entre los del 50 que “reventaron” la sociedad, y los de los 70-80 que se han topado con una sociedad cambiante a diario, que avanza a velocidades impensables, pero que ellos, a su manera, controlan. Ese miedo del que hablas también lo conozco; en realidad no es miedo, es esa sensación de inseguridad a lo desconocido. Y hoy en día, aún no has acostumbrado tu mente a algo nuevo, que ya tienes mil cosas más que ayer ni pensabas que existieran. Y no hablo de materialismos. En mi “santa” inocencia, he ocupado tiempo desde hace un par de años, en meterme a fondo en temas de política, sin acabar de involucrarme en nada. Tanto, que a punto he estado hace poco de comprometerme con algo, que al final he decidido que nada tiene que ver conmigo. Y piensas: ¿sirve de algo querer “ayudar” en política? Averiguas tantos sinsentidos que al final crees que no merece la pena nada. Estamos en una sociedad absolutamente decadente; no nos damos cuenta pero la famosa era de Acuario que los hippies (que podrían haber sido nuestros padres) nos cantaron, está acabando por poner el mundo del revés, y algo, lenta pero muy lentamente, va a cambiar. El problema es que a los del 60 nos va a pillar un poco ajados ya. Gracias de nuevo, y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s