Reflexiones en un 14 de Julio

  • En un país normal, Andrea Fabra habría sido fulminantemente expulsada de su partido, y obligada a renunciar a su escaño. En el engendro llamado España, no. Y la harán aparecer en Interconomía a lloriquear su desgracia.
  • No me creeré ni una, ni una sola palabra de queja, agravio, cabreo, ninguneo, de CIU sobre el gobierno hispánico, mientras CIU mantenga coaliciones de facto en la Generalitat, ayuntamientos, diputaciones o consells comarcals con el PP. Basta de mentiras, basta de tomarme el pelo arropándose en la senyera.
  • Si mi idolatrado Pasqual Maragall estuviera en plena posesión de sus facultades, se pasaría mañana, tarde y noche dando de hostias a los socialistas españoles. Por imbéciles. Por inútiles. Por nenazas. Por lerdos. Por rubalcabas. Y a Chacón, más. A Navarro lo ignoraría. Por tonto.
  • Que un maestro de economistas como Andreu Mas Colell sea chuleado por un analfabeto funcional como Cristóbal Montoro, a la manera más barriobajera y navajera española, solo puede ocurrir en la península ibérica. “Si teng cuyong”. Makinavaja dejó huella.
  • Como catalán siento enorme envidia, y me siento plenamente identificado con Holanda, Finlandia o Bélgica, que por cierto, estuvo año y medio sin gobierno, y funcionó maravillosamente. El problema de Catalunya es que somos el Norte del Sur de Europa, o viceversa. Conflicto de trastorno bipolar. En nuestro caso, el que paga, no manda. Le dan por culo.
  • Mientras a mi Govern le afecte más una sentencia estúpida contra mi idioma, dictada por leguleyos ignorantes, que el latrocinio diario a que nos somete España, jamás me va a representar. Quiero la independencia de mi páis, me la trae floja en qué idioma la consiga. Esto es un parafraseo de un discurso de Montse Nebrera hablando de estudios de nuestros hijos, cuando promocionaba su Alternativa de Govern. Pero es así.
  • El PP ha conseguido, merced a seguir meneando la mierda que fabricó Zapatero, con la mierda que nos dejó en herencia Aznar, que muchos españoles tengan el mismo problema que España: gastan más de lo que ingresan, déficit; y lo deben todo o casi todo, deuda infinita. Y ése es un enorme problema que no hay Troika que lo resuelva. Incluso españoles que ni en coña han vivido/hemos vivido por encima de “nuestras posibilidades”. Embusteros. Ladrones. Estafadores. Y punto.
  • En otro país normal, el impuesto rey no pediría “espíritu de sacrificio” con esa estulticia, sin ser gravemente reprendido por todo el país. No he leído ni una línea crítica, en ningún medio. Penoso.
  • Hoy es 14 de Julio, evocadora fecha en que los franceses acabaron con el oprobio y la miseria impuesta por mandarines coronados. Hoy unos cuantos catalanes ‘visitaremos’ el Parlament. ¿Cuántos seremos? ¿Qué cabezas haremos rodar?. ¿Apuestas?
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reflexiones en un 14 de Julio

  1. Pedro dijo:

    ¿Somos un país de pandereta? Te felicito Jordi por tu blog. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s